El proyecto es coordinado por el Gobierno de la Ciudad de México, y en él participan las ciudades de Belo Horizonte, Lima, Madrid, Medellín, Minas Gerais, Montevideo, París, Quito y Río de Janeiro, así como el Fondo Andaluz de Municipios para la Solidaridad Internacional (FAMSI) y Ciudades Unidas de Francia (CUF).